Agrocybe aegerita (V. Brig.) Singer (1951)

 

 

Hábitat: Soto fluvial con zarzamora, menta, fresnos, etc, inmerso en una zona de dehesa de encinas y cereales. En los pies (creo que era) de un fresno. Olivenza (Extremadura) 20/10/2009

__________________________________________________

Agaricus bernardii Quél. (1878) en la Rivera de Olivenza (Olivenza, Extremadura, 29-10-2009)

MATAMOSCAS Amanita muscaria (L.) Lam. (1783)

El nombre común de esta especie, “Matamoscas” hace referencia al efecto que provoca en los insectos que se posan sobre ella, que quedan como atontados debido a las características narcóticas de su cutícula. El epíteto específico del nombre científico, esto es “muscaria”, hace mención asimismo a “musca”, mosca en latín, por la misma razón.

Como todos los hongos que presentan un cuerpo reproductor o basidiocarpo en forma de seta, su micelio, la parte principal del hongo, se desarrolla durante todo el año de forma subterránea en una relación simbiótica con las raíces de determinados árboles. En este caso con varias especies de frondosas, como hayas o abedules, también de coníferas, y en el caso de las fotografías tomadas en Extremadura (en la localización del mapa inferior), con encinas.

Tres setas (basidiocarpos) recientemente emergidas

Durante las épocas lluviosas, en otoño principalmente, surge el basidiocarpo, con la forma de esta seta tan conocida y atractiva. El color de su sombrero varía del anaranjado al rojo intenso, salpicado de restos del velo, que queda pegado a la superficie de la cutícula en escamas blancas. El color varía en algunas formas como las variedades regalis (cutícula marrón y escamas blanquecinas o amarillentas), aureola (carece de escamas y puede confundirse con la Amanita cesarea, posiblemente la seta más apreciada gastronómicamente) y formosa (anillo y pie amarillos). Como todas las Amanitas, ésta surge de un “huevo”, y presenta, como la mayoría de ellas un anillo y un pie bulboso.

Seta completamente desarrollada al borde de un camino que discurre entre un bosque y matorral mediterráneo de encinas y jaras

La matamoscas es una seta venenosa, peligrosa si es ingerida en grandes cantidades y alucinógena, sobre todo si se consume desecada, debido al muscimol, un componente con características narcóticas.

La distribución de este hongo es muy amplia en el Paleártico (Europa y Asia), presentándose prácticamente en toda la Península Ibérica (en el mapa, la cuadrícula UTM dónde fueron tomadas las fotografías de este artículo.

Bibliografía

-De Diego Calonge. 1975. “Hongos de nuestros campos y bosques.” Ed. ICONA.

http://es.wikipedia.org/wiki/Amanita_muscaria

http://www.fungipedia.es/clasificacion-orden/basidiomycota/agaricales/91-amanita-muscaria.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s