La caza es una práctica muy extendida en Extremadura, en España y en todo el mundo, con millones de licencias de armas. Hay quien lo considera deporte y hay quien no lo considera así. Lo que sí es, es un negocio bastante lucrativo para muchas empresas del sector. Pero tantas armas en el campo y tantas personas y perros cazando en muchas ocasiones, en la mayoría de
ellas, es insostenible. Por el daño que puede hacerse de forma incontrolada, tanto a los animales objeto de caza, por el exceso de piezas abatidas, al resto de animales –especialmente los considerados “alimañas” por los cazadores-, al medio ambiente, por la contaminación por residuos –vainas, cartuchos y perdigones-, como al resto de personas que hacen uso de la
naturaleza, a los que se les molesta y pone en peligro con los disparos.

IMG_7541p

Muchos cazadores no respetan los derechos del resto de viandantes y propietarios de fincas y teniendo en cuenta de que usan armas y su actividad no es discreta, ni sosegada, ni pasa desapercibida, los cuidados y el respeto por los demás debe ser exquisito, y no es así en muchas ocasiones. No es extraño ver cazadores apostados cazando en las proximidades de caminos, o caminando con las armas montadas cerca de una carretera, o desplazándose con total tranquilidad por propiedades privadas con sus armas y sus perros sin pedir permiso. Hemos escuchado a cazadores, incluso a presidentes de sociedades de caza, quejándose de la mayoría de cazadores por ser escasamente respetuosos con la gente y con el medio natural.

IMG_2274p

Milano negro, una de esas típicas “alimañas” que los cazadores se creen con derecho a exterminar

Por todo ello, la actividad cinegética debe ser controlada estrictamente. Las agencias de medioambiente deben ser dotadas económica e  instrumentalmente con suficiente personal y medios.
Deben hacerse estudios serios y rigurosos del número de piezas que se pueden abatir (algunas especies son muy escasas y aún se permiten cazar porque los actuales gestores no se atreven a prohibir su caza; hablamos por ejemplo de la tórtola común, que ha sido declarada protegida de forma muy reciente-) y controlar que esto sea así, y sancionar con contundencia cuando no se respete. La pasada administración regional no ha respetado si quiera la prohibición de organizar cacerías comerciales en los parques nacionales, donde está prohibido. Una asociación ecologista extremeña, Ecologistas Extremadura, ha denunciado por delito ambiental a  los máximos responsables de la administración medioambiental y el Parque Nacional de Monfragüe. La demanda fue admitida a trámite.

e

Ánades reales… la caza de aves acuáticas ha dañado seriamente los ecosistemas acuáticos por la contaminación con plomo de los perdigones

La legislación existe pero falta la voluntad de hacerla cumplir. También hay que corregir algunas incoherencias como permitir los lazos  indiscriminados y el control de depredadores, que también deben existir para que la naturaleza mantenga su equilibrio y para que los que no son cazadores y son amantes de la naturaleza puedan disfrutar de ellos igual que los cazadores tienen derecho a disfrutar de su afición. La última sandez, el proyecto de Ley de Caza de Castilla la Mancha (de Cospedal, esperamos que se esté en proceso de cambiar, con el nuevo equipo de gobierno) en el que entre otras lindezas se puede sancionar con dureza a un paseante por molestar a un cazador –al contrario, no-. Un auténtico despropósito.

IMG_7476p

Millones de personas en España no hemos podido disfrutar de la observación de especies legendarias como el lobo ibérico por el exterminio a que ha sido sometida por los lobbys de la caza que no han respetado tradicionalmente a este gran depredador ibérico y aún hoy se sigue cazando excesivamente en la mitad norte de España, cuando es una especie casi extinguida en la mitad sur

Ciertamente no podemos prohibir la caza, pero debemos hacer que, de llevarse a cabo, se haga con unas normas estrictas porque vivimos en sociedad y todos tenemos derecho a disfrutar de la naturaleza con seguridad y tranquilidad.

Anuncios